Había una vez en Hollywood

Dirigida por Quentin Tarantino. Protagonizada por Leonardo DiCaprio, Brad Pitt, Margot Robbie, Emile Hirsch y Margaret Qualley.

Había una vez un actor que gozaba de fama y tenia una buena reputación pero con el paso de los años su estrella comenzó a perder brillo y debió enfrentarse a una difícil decisión: mantenerse firme en sus convicciones o adaptarse a los nuevos tiempos.

La publicitada novena cinta de Quentin Tarantino es una cinta distinta a sus trabajos anteriores, un trabajo que sin ser autobiográfico se siente más personal y que expresa más que las ideas del cineasta sus recuerdos y anhelos en una fábula sobre el cine que para una parte del público no termina por ser clara.

Tarantino apenas tenía seis años cuando Sharon Tate fue asesinada, pero eso no le impide mirar con nostalgia al hecho que para muchos dio por concluida la década de los 60 y abrio pasó a un choque cultural. Las películas que dominaban las salas en los 50, estaban de salida, dando paso a los Spaguetti Westerns que redefinirían el género, pero que cambiarían la imagen romantizada que los americanos tenían de su pasado histórico y de si mismos.

Rick Dalton (DiCaprio) es un actor que ha visto pasar su mejor época y enfrenta con pánico lo que se perfila como el fin de su carrera. Junto a el su mejor amigo Cliff Booth (Pitt) está en la busqueda no sólo de ayudarlo a recuperar su estrella, también necesita mantenerse activo, pues más su trabajo siempre ha estado ligado al de Rick, como su doble de riesgo, chofer, valet y demas; es “más que un amigo, pero menos que una esposa”, incondicional y optimista. Un hombre sencillo y recio, que gusta de los placeres sencillos de la vida.

Ambos cruzan su camino con Sharon tate, la joven esposa de Roman Polanski, uno de los directores de mosa, quien resulta ser su vecina y contrasta totalmente en actitud y circunstacia con Rick. Es joven, alegre, y está al inicio de una carrera prometedora y con toda la vida por delante.

La cinta muestra la visión completamente idealizada que el director tiene de aquellos años y como ve el los cambios de la industria. Dalton es un personaje que representa al viejo vaquero que ante el cambio siente que su mundo se derrumbha, pero que termina encontrando una segunda oportunidad. Cliff es un “gringo” clásico que se asume por encima de los demás, con una moral un tanto anticuada pero con principios firmes, representa el cambio generacional y termina por ser la voz y la presencia del director.

La recreación de la época es detallista y minuciosa y esto hace que la cinta no se sienta tan “Tarantinesca”, sobre todo con el uso de la música, que la mayor parte del tiempo sólo sirve para recordar situaciones pero que no marca las escenas, salvo por “Brother Love’s Travelling Salvation Show” que suena casi completa y da todo el sentido a la escena en la cual se presenta.

Para quienes esperaban una carnicería al estilo de Django Unchained o Glorious Bastards, el desarrollo puede ser decepcionante pues las imágenes de Charles manson en los avances hacián esperar algo sangriento, quizas macabro; pero al final encontraran lo que estaban buscando aunque no de la forma en que hubieran imaginado.

El esmero en la recreación histórica terminan dando pie a una realidad alterna en la cual Tarantino deja su mensaje sobre lo que debió ser y a través de sus personajes desprecia por completo los acontecimientos de aquel verano de 1969 y lo que tacabo con una época dorada para muchos.

El cine, la sociedad, la cultura; todo cambio a finales de los 60 y el mundo nunca fue el mismo. Para el director esto no fue lo mejor y reivindica a los viejos estereotipos. Por irónico o contradictorio que parezca, la explosión de violencia es una respuesta a la violencia y el sinsentido reales. El viejo héroe usa el fuego para eliminar a lo que esta podrido en el cambio de décadas y permite que su mundo renazca, que continúe y la fábula tenga un final feliz.

Definitivamente no es película que cumpla con las expectativas, pero eso quizas es su mejor virtud: romper con el esquema sin perder el estilo y mostrar una visión que aunque ideologizada y personal, termina por ser directa y honesta.

Todo esto esta coronado por las impresionantes actuaciones de DiCaprio Y Pitt, quienes construyen unos personajes completamente creibles y entrañables. Su relación se siente verdadera y sus matices son siempre puntuales.

Al final, todo lo que se pueda decir o escribir sobre este trabajo es poco ante lo que se ve en pantalla. Una historia que debe verse con la mente y los ojos bien abiertos para captar todos los pequeños detalles que recompensarán al cinefilo.

9/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s