El muñeco diabólico

Dirigida por Lars Klevberg, con Aubrey Plaza, Brian Tyree Henry, Gabriel Bateman y Mark Hamill.

Apelando a la nostalgia de los 80 se presenta una versión actualizada de Chucky que solo toma los elementos principales de la cinta original y actualiza el concepto de una forma muy divertida.

Esta vez el chico bueno no es el receptáculo de un alma negra, ahora es una inteligencia artificial que en un acto de venganza es desprovista de sus controles y límites morales lo cual la lleva a aprender todo de los humanos que le rodean, principalmente los peores defectos.

Los personajes son los mismos, Karen es la madre que consigue a Chucky en circunstancias especiales y lo regala a su hijo Andy. La difefrencia esta en como se va dando la transformación del juguete, de el mejor amigo a el muñeco diabolico.

La linea Buddy es creada por la ficticia compañía Kaslan, que produce prácticamente todo lo imaginable en cuestión de electrodomésticos y tecnología inteligente, sirviendo como centro de comando para la vida digital de los niños, capaz de conectarse a todos los aparatos creados por la empresa.

Es interesante ver como Chucky va observando y aprendiendo de los humanos que lo rodean, principalmente de los niños, que cumplen bien con el dicho de que siempre son los más crueles. La inocencia se pierde, tanto la del juguete como la de Andy que poco a poco se ve enredado en las malvadas acciones de su amigo y termina siendo el objeto de la venganza del posesivo juguete.

No estamos ante una cinta de terror puro, más bien ante una mezcla de horror con toques de comedia y humor negro como ha sido la tendencia en los últimos años. Es inevitable reir ante la maldad de Chucky, pero no es un humor involuntario. El director se toma el tiempo de burlarse de su propia idea y el gore se mezcla con el absurdo.

Es fácil sentir la vibra ochentera en la historia y en los personajes, si no fuera por los elementos modernos, esta cinta bien pudo filmarse en 1988 y no se notaria la diferencia, ese es el encanto de este trabajo. Los efectos visuales son simples pero están bien ejecutados, la edición y la iluminación compensan un presupuesto pequeño

Chucky regresa para las nuevas generaciones pero le recuerda a las viejas porque se convirtió en un clásico del cine.

Se recomienda buscar la versión subtitulada para escuchar la voz de Mark Hamill.

8.5/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s