Mis huellas a casa

Deténganme si han escuchado esto antes. Una mascota es separada de su dueño y debe atravesar el bosque, pasando muchas aventuras y peligros para regresar a su hogar.
Desde 1963, con la clásica película de Walt Diney Un viaje increíble, la imagen del amigo fiel que enfrenta todos los desafíos para volver con su amo ha formado parte de la cultura popular. Tan es así, que 30 años después tuvo un remake, De vuelta a Casa.
Casi treinta años después la formula se repite en Mis huellas a casa, novela de Bruce Cameron que se apoya en el éxito mundial que le representó su primer libro adoptado a la pantalla grande, La Razón de estar Contigo, la cual de manera mucho más interesante maneja el tema del retorno al hogar.
La historia es simple. Bella una cachorra cruza de pitbull vive con su madre y sus hermanos en un predio a punto de ser derrumbado. Cuando Control de animales recoge a su familia ella se queda junto a un grupo de gatos para después ser rescatada por Lucas (Jonah Hauer-King), un joven que trabaja en un centro de ayuda a veteranos. Por circunstancias y cuestiones legales, Bella y Lucas deben separarse, pero eso no impedirá que Bella haga hasta lo impensable para volver con su amigo.
La película maneja los mismos recursos que su predecesora. Es una narración en primera persona con la voz de Bryce Dallas Howard (Spider-Man 3, La Aldea) y en español de Lupita Leal (Annabel, Hansel y Grettel) quien va contando con inocencia y asombro como su vida va cambiando, todo acorde a su relación con Lucas y los humanos que encuentra en su camino.
Esta cinta funciona como una película para Televisión de alto presupuesto. El elenco se compone de actores jóvenes apoyado por Ashley Judd, que ha visto pasar sus mejores años. Los personajes son un poco acartonados y estereotipados y sus historias terminan por ser predecibles.
La trama se ayuda de las locaciones, pues los paisajes naturales del medio oeste norteamericano siempre han funcionado a la hora de retratar retos y aventuras. Quizás lo mejor del guión es como Bella va describiendo el carácter y la personalidad tanto de de los humanos como de los animales que se cruzan en su camino.
Un elemento fallido de la cinta es el CGI, pues uno de los personajes animales se ve poco creíble y sobrepuesto en varias escenas, el espectador exigente lo notara sobretodo en algunos movimientos y en las sombras.
Mis huellas a casa termina por ser un producto dirigido a quienes son amantes de los perros, lleno de situaciones melodramáticas, comedia ligera y varios momentos de angustia.
Cabe señalar que en la búsqueda de realismo, Shelby la perrita que protagoniza la película proviene de un refugio, lo cual crea mucha empatía no solo entre ella y los actores, también con el público, pues sus miradas transmiten esa mezcla de tristeza, alegría y agradecimiento que conmueve al público.
En conclusión es una historia sentimental y predecible pero bien contada y, en general bien actuada. Totalmente recomendable para los amantes de los canes, que sufrirán y gozaran en esta tierna odisea.
Calificación: 8/10


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s